Carmensalo, Conócenos

Conoce a Carmen Saló

carmen salo

¿Quién es Carmen Saló?

Carmen es energía en estado puro, alegre, impredecible, culo inquieto pero sobretodo y ante todo… una enamorada del océano, locamente. Antepone su pasión a todas las cosas y está convencida que nada ni nadie la amará más que el mar. Lo suyo es una conexión especial, única y para siempre.

Por eso ahora mismo se encuentra viajando por Asia cumpliendo su sueño, formarse para poder dedicarse profesionalmente al buceo.

¿Sobre qué temas nos hablarás en tus post?

En mi post os hablaré sobre mi experiencia en cuanto a mi formación como divemaster e instructora en el país en el que me encuentre en ese momento, de los centros de buceo que visite y su gente, así como de la vida marina, de mi propia percepción de ella y lo que genera en mi. Emociones, sentimientos, sensaciones… la reafirmación de que este es mi camino y donde pertenezco. Hablaré de mi conexión con el mar y de lo que significa para mi el submarinismo, del estado que se genera en mí cundo buceo y de ese amor que solo los que nos dedicamos a esto o practicamos este deporte somos capaces de entender.

¿Cómo surge tu pasión por el buceo? ¿Cuáles fueron tus primeras sensaciones?

Mi pasión y amor hacia el mar empezó desde que era niña, cuando aprendí a bucear antes que a nadar y porque siempre he vivido frente al mar, estuviera donde estuviera, surge quizá de un tipo de necesidad. Por otro lado mi padre, un enamorado también del mar me contagia de ello, y gracias a el con 16 años me saqué el Open Water en Playa Bávaro (república dominicana). Entonces, sin haber hecho nunca antes ningún bautizo me lancé a por el curso, yo ya sabía que eso era para mí y no habría forma de escaparse. Cuando después de las aguas confinadas fuimos al mar y descendí, jamás olvidaré ese momento, me fundí con el océano y pensé, por fin, por fin lo he encontrado, por fin estoy aquí. Mirara donde mirara todo me parecía bello, todo me parecía una obra de arte de la naturaleza y yo me sentía el ser más privilegiado de la tierra por poder observarlo desde sus adentros y por ello siempre le estoy agradecida y siento que el mar me ha dado su bendición.

¿Cuál es tu especialidad como buceador y como has llegado hasta aquí?

De momento estoy finalizando mi divemaster en Thailandia. Todo empezó en el momento en el que decidí salir de mi zona de confort y dejarlo todo para cumplir mi sueño. Y es que el buceo sin querer, cambió mi estilo de vida. Todo gira entorno al submarinismo, todo gira entorno al mar y mi vida cobra sentido por ello, entonces porqué no trabajar de una vez de lo que te hace feliz?

¿Qué amas más del buceo?

Sería muy difícil elegir uno de los tantos motivos, el océano es poesía. Lo cierto es que estando bajo el agua sea donde sea me autorrealizo y formo parte de otro mundo, donde reina el silencio y solo escucho mi propia respiración y medito inconscientemente; donde todo tipo de vida es digna de admirar como si estuvieras en una obra de teatro, a veces no hace falta ni moverse, todo pasa ante ti y te emocionas tras la máscara de cristal. El buceo agranda tu capacidad de amar, cada hueco, cada pececito, cada rayo de luz a través del agua… Integrarte en la vida marina o la sensación de ingravidez como si flotaras en el espacio. Y el poder sanador que tiene el mar cuando me sumerjo y en todas sus formas. Pienso que todo va más allá y que todo el mundo debería probar el buceo para desbloquear otro estado del alma.

¿Y qué te gusta menos?

No hay nada que no me guste del buceo, y no hay nada que no me guste del mar, hacia el buceo y hacia el mar solo tengo palabras de amor. Sin embargo, el ser humano me resulta muy dañino, ni valora ni respeta y es algo que hay que combatir, vivir nuestro día a día con conciencia, ser un ejemplo para los demás en cuestión de buenos hábitos y cuidar nuestro bien más preciado.

Si fueras un animal marino, ¿cuál serías?

Haha así como tal nunca me lo había planteado, aunque siempre he soñado con tener branquias y poder vivir en el mar… La sirena cuenta como animal?

Si solo pudieras bucear en un lugar del mundo, ¿dónde sería?

La verdad que no creo que pueda elegir un sitio, todos me encantan, desde la explosión de vida del mar rojo hasta la inmersión en la que solo hay un gran arenal. He llegado a un punto en el que por el simple hecho de estar bajo el agua soy feliz. ¿Y de las que piensa que el turismo en tierra no se queda corto, si no lo siguiente, con todo el océano que hay en el mundo dime tú cómo vas a conocer más mundo? ¡Buceando!

¿Una experiencia que jamás olvidarás?

Hace un par de años, cuando fui a bucear a Baja California tube la oportunidad de bailar con lobos. Aquello fue magia. Cuando de repente tanto los bebés como las hembras empiezan a imitar tus movimientos. Si yo me giro la izquierda ellos lo mismo, que hago un tirabuzón, ellos también; en ese momento sientes algo muy grande, que no te cabe en el pecho, fue pura conexión. Resulta increíble como la vida marina te busca y te pide interactuar para jugar con ellos o porque quieren atención. Sencillamente increíble.

¿Te preocupa el cambio climático?

El calentamiento global es algo que me resulta desesperante, no se toma en serio y las estaciones ya no existen: se acabó la primavera y se acabó el otoño. Me reitero, somos muy dañinos, explotamos, “sobreexplotamos” sin pensar en nada mas que en nosotros mismos y nos daremos cuenta cuando sea tarde. Porque, sinceramente, por mucha conciencia que parezca que hay, no hay. A nivel personal, llevo un ritmo de vida bastante eco, en la medida que el sistema me lo permite pero sin duda, para evolucionar de verdad deberían de dejar de fabricarse plásticos de un solo uso, packagings biodegradables o derivados del papel, cambiar nuestra dieta… Erradicar el problema de raíz y no dar alternativa, obligar a la “reutilización” de los productos. Pero eso conlleva demasiadas cosas que no interesan y claro, no es tan cómodo como el “usar y tirar”.

¿Crees que el buceo te ha hecho aumentar tu consciencia medioambiental?

Sin duda, cuando amas tanto algo surge la necesidad de protegerlo. Y tampoco olvidemos que es lo que nos mantiene vivos, el océano representa la mayor fuente de oxigeno para el planeta tierra.

¿Crees que la situación del planeta es reversible?

Nunca será reversible pero si paramos a tiempo (cosa que tristemente dudo mucho) dejaría de empeorar o al menos no a pasos agigantados como ahora. Es preciso ver una posibilidad si se lucha pero cada día creo menos en los humanos.

¿Qué podemos hacer para aportar nuestro granito de arena al medio ambiente?

Podemos hacer tantas cosas… Reducir el consumo de plástico, huir del plástico de un solo uso, colaborar con eco limpiezas de fondos marinos y en playa, cambiar nuestra alimentación a una dieta vegetariana o vegana, comprar productos ecológicos, usar transporte público en vez de vehículo propio, apoyar y dar soporte a organizaciones que preservan el medioambiente, boicotear productos que testen con animales…

¿Por qué nos recomiendas que leamos tus entradas del blog?

Porqué estoy segura de que muchos de vosotros sentís y compartís mis pensamientos y mi conexión con el mar o quizá lo sentís pero todavía no lo sabéis.
Hablar de mi experiencia durante mi viaje por Asia mientras termino el divemaster y acto seguido llevo a cabo el curso de instructor también os hará partícipes de ello. Además de que explicaré todo en cuanto a la zona en la que me encuentre para que a pesar de que no estéis buceando conmigo os podáis hacer una idea muy real de lo que sería estar aquí y ahora.

¿Ya por último, como te defines como compañera de buceo, que podemos esperar de una inmersión contigo si coincidimos en un centro de buceo??

Conmigo buceando vas a estar muy a gusto, me encanta compartir todo con mí buddy, le enseño todo lo que veo y le hago corazones bajo el agua para expresar lo bien que me siento. Me fascina todo tipo de vida, desde la más diminuta a la más grande y me gusta ir despacito (viva el slow dive) apreciando todo lo que nos brinda el mar, disfrutando de cada respiración, de cada aleteo. Más que una compañera de buceo me convierto en cómplice, donde ese rato en el que estamos sumergidos el tiempo es solo nuestro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *