Buceo, Cursos de buceo

13 consejos para buceadores principiantes que quieren aprender a bucear.

Consejos para alquien que quiere aprender a bucear

¿Verdad que siempre te has preguntado en qué fijarte o en qué centrar tus esfuerzos a la hora de aprender a bucear o hacer tu curso PADI? Es normal! Todos empezamos sin saber nada y vamos aprendiendo habilidades para poder hacer más y mejores inmersiones. Es un proceso por el que cualquier buceador PADI tiene que pasar. 

Como ya sabrás, el primer curso PADI que hay que hacer para convertirte en buceador es el Open Water, que te dará tu título y te permitirá sumergirte a 18 metros de profundidad y poder explorar el fondo marino. Tu mundo se volverá el doble de grande y cada día irás descubriendo cosas nuevas. El “problema” es que durante ese curso aprenderás muchísimas cosas, tanto teóricas como prácticas, y es posible que en algún momento te sature tanta información. 

Es totalmente normal estar un poco perdido y no saber en qué centrarte. Todas esas dudas se irán disipando a medida que avances y que realices cursos como el PADI Advanced Open Water o los cursos de especialidad. Además, a medida que vayas haciendo inmersiones y consiguiendo experiencia, te sentirás cada vez más cómodo e irás más seguro bajo el agua.

No obstante, nosotros te queremos dejar los consejos que los buceadores avanzados y los profesionales se darían a sí mismos si pudieran. No sustituirán la práctica, pero sí pueden ayudarte a estar cómodo y seguro a la hora de bucear y aprender de tu instructor de buceo.

1. Una pataleada a la vez

En el buceo, al igual que en otros muchos deportes, no se trata de correr. Es mejor aprender y avanzar poco a poco que intentar forzar la marcha. Tienes que ser consciente que necesitarás paciencia y dedicación si quieres llegar a ser un buceador PADI avanzado o si quieres descubrir la flora y fauna marinas. 

Uno de los mitos es que al sumergirte verás todo tipo de peces y plantas acuáticas, pero para eso, primero tendrás que practicar, buscar el sitio ideal, y tener paciencia. Obviamente un centro de buceo te llevará a sitios donde puedas ver lo mejor del mundo submarino, pero es posible que justo ese día no haya mucho que ver. No te desanimes, porque como hemos dicho, con paciencia verás cosas que jamás te habrías imaginado.

2. Sé consciente de tus limitaciones

En línea con lo anterior, tienes que ser consciente de lo que eres capaz y de lo que puede aguantar tu cuerpo. Si vas a bucear o estás buceando, seguramente habrás pasado el cuestionario médico y no tienes nada que te impida sumergirte. Pero, cada cuerpo es diferente, y que tengas buena salud no quiere decir que puedas ir sin preocuparte.

Puede ser que a la hora de sumergirte, te cueste más descomprimir, o que tengas nervios las primeras veces. Realmente, da igual lo que pase, lo importante es que asumas todo eso y te respetes a ti mismo, dándote los descansos que hagan falta y ayudando a tu cuerpo y mente a acostumbrarse. Te aseguramos que haciéndolo de esta manera, buceando sin forzar, llegarás mucho más lejos.

3. Aprende a nadar

Puede que te hayan dicho que sólo tienes que patalear y que el equipo de buceo se encargará de mantenerte a flote. Eso es verdad, pero también es cierto que nadar te proporcionará un extra de seguridad y te ayudará a familiarizarte con estar en el agua y desenvolverte en un entorno que no es el natural para ti. 

Además, para obtener tu certificado PADI Open Water, necesitarás pasar una prueba de nado. De esta manera, los instructores y las escuelas de buceo se aseguran de que estarás tranquilo bajo el agua y sabrás qué hacer si pasa algo.

4. Haz caso a tu instructor de buceo

Es natural sentir curiosidad. Es más, en un buceador es algo casi necesario, ya que te llevará a explorar más y a descubrir muchas más cosas que alguien que sólo va de excursión. Aun así, que no se te suba el ego y la adrenalina a la cabeza. Un instructor casi siempre tendrá más experiencia que tú y habrá pasado por situaciones y crisis que tú ni te imaginas. 

Es por eso, que siempre tienes que estar atento y seguir las instrucciones, para asegurar tu seguridad y tu bienestar mientras buceas.

5. No hay preguntas tontas

Deja la vergüenza en casa. Si te quedas con alguna duda, pregunta. Aprovecha los momentos en tierra para preguntar todo lo que necesites, tanto a nivel técnico como a nivel personal. Recuerda que la comunicación bajo el agua se vuelve muy limitada, ya que sólo podrás usar las señales del buceo y no se podrá tener una charla.

Entonces, tanto para tu tranquilidad como para tu formación, te animamos a preguntar todo lo que necesitas antes y después de cada inmersión.

6. Elige bien la escuela de buceo

Para alguien que quiere aprender a bucear, la elección de la escuela de buceo es primordial. ¿Querrás bucear en España? ¿O prefieres hacer tu PADI Open Water en un país exótico? Recuerda que vayas donde vayas, van a haber diferencias de precio, pero lo importante será que la escuela dónde vayas a hacer tu curso de buceo esté adscrita a PADI u otro sistema oficial de certificación, que sus instructores sean buenos y que siga todas las medidas de seguridad necesarias para tu bienestar y una buena experiencia aprendiendo a bucear.

Si tienes dudas, nos puedes contactar, aunque todos los cursos que tenemos en Brave Divers son de las mejores escuelas, por lo que eligiendo uno de los que tenemos nosotros, te aseguras de hacer tu PADI Open Water en el mejor sitio y en las mejores condiciones.

7. Elige bien el día para aprender a bucear

Al igual que con la elección de una buena escuela de buceo. Hay épocas mejores y peores para un buceador principiante. Eso dependerá del sitio donde vayas a hacer tu curso de buceo. 

Como te podrás imaginar, un día de tormenta o un día con mucho oleaje puede complicar un poco la inmersión. Del mismo modo, las corrientes submarinas pueden reducir la visión y hacer que tu clase de buceo no sea tan emocionante y bonita como te podrías esperar. Es por eso que, aunque no lo puedas controlar, te recomendamos elegir un día de buen tiempo. 

8. Revisa tu equipo

Es fundamental que revises tu equipo de buceo antes de cada inmersión. Eso sí, no te olvides de revisar también el equipo de tu compañero. Tu seguridad es igual de importante que la suya, ya que os ayudaréis mutuamente bajo el agua y os cubriréis la espalda el uno al otro en todo momento. Verás que esta revisión es algo rutinario y entra dentro del protocolo de “qué hacer antes de saltar al agua”. Pero no por eso lo tienes que hacer por encima. De hecho, es uno de los momentos más importantes del buceo.

9. Cuida a tu compañero

El compañerismo en el buceo es algo esencial. Verás que no se acaba en la revisión de equipo, sino que es importante que vayas preguntándole cómo está durante la inmersión. 

Por normal general, nunca deberías bucear sólo, y es por eso que es tan importante cuidar a tu pareja.

10. Respira, respira y respira

Bajo el agua dependemos por completo del oxígeno que nos proporciona el equipo de buceo. De eso depende la duración de cada inmersión. Si respiras mucho y rápido, aguantas menos bajo el agua, así de simple.

Es posible que tus instintos te digan que algo está mal, que tienes que salir a la superficie para coger aire, pero… Tienes un regulador en la boca que te da todo el aire que necesitas! Así que intenta relajarte y respirar lento y profundo. De esta manera tus clases de buceo e inmersiones durarán más, las podrás disfrutar y aprovechar al máximo y sacarás todo el provecho de cada inmersión. Y, sobretodo, no aguantes la respiración!

11. No toques!

Tendrás ganas de tocar los peces, las algas y todo lo que veas en tu camino, ¡pero cuidado! Podrían no ser tan inofensivos como parece o podrían ser más sensibles de lo que piensas. Ten en cuenta que eres un intruso en ese hábitat y que tus bacterias, el contacto o cualquier otra cosa podría afectar a la vida submarina. 

Así que en tus clases de buceo, limítate a observar. Si puedes tocar algo, te lo dirá el instructor de buceo, que conoce mejor que nadie lo que se puede hacer y lo que no. 

12. No hagas movimientos bruscos

No lo decimos por los peces que haya alrededor. Es más, probablemente nada te tocará durante tu inmersión. Lo decimos porque el agua es mucho más densa que el aire, por lo que cualquier movimiento te va a costar más y te cansará. Eso aumentará tu consumo de oxígeno y reducirá tu tiempo de buceo.

13. Olvida las prisas

Te lo explicaran en tu curso Open Water de PADI, pero ya sea una inmersión, una clase de buceo o que te hayas ido a bucear con tu compañero, nunca tengas prisa. Eso aplica tanto a la preparación y planificación como a los momentos de sumergirse, bucear y ascender. Ir tranquilo te ahorrará muchas preocupaciones, sustos y posibles problemas de salud.


Desde Brave Divers te animamos a que le des una oportunidad al mundo del buceo y empieces tu gran aventura submarina. Te lo ponemos fácil con nuestro buscador de cursos. Y si sigues teniendo dudas, escríbenos y te respondemos.

Volver al Blog

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.