Buceo, Cursos de buceo, Foma de Vida

Los 8 mitos sobre aprender a bucear que no deberías creerte

A medida que el buceo se va normalizando y cada vez es el deporte de más personas. Pero, como en todo, no está libre de mitos y leyendas urbanas sobre cómo aprender a bucear o los peligros que puede conllevar.

En Brave Divers hemos hecho una recopilación de los mitos del buceo que más hemos escuchado y hemos querido desmentirlos para que sepas la realidad y te sientas más seguro a la hora de empezar con este increíble deporte.

1. Los climas tropicales son los mejores para el buceo

Cada clima y cada cuerpo de agua tiene una flora y una fauna distintas. Te sorprenderías con todo lo que puedes encontrar en un lago o en las costas más insospechadas. Si bien es cierto que bucear en la Riviera Maya y las costas de México es una experiencia inolvidable, no te puedes perder otros lugares como Canadá o Reino Unido, que ofrecen oportunidades únicas a la hora de avanzar en tu aventura en el mundo submarino.

2. Bucear es peligroso

Cualquier deporte o actividad es peligrosa si no estás preparado o si no tienes la formación necesaria. También puedes tener un accidente yendo en bicicleta. Es por eso que siempre recalcamos la importancia de elegir bien donde hacer tus cursos de buceo, como los básicos de PADI Open Water o el Advanced Open Water. Esto, en combinación con un centro de buceo bueno e instructores de buceo que sepan cómo enseñarte las cosas de mejor manera, será tu garantía de tener una experiencia de buceo buena y sin ningún imprevisto.

Además, en cuanto a la fauna submarina, parece ser que los tiburones resultan preocupantes para los buceadores nuevos… Pero, sabías que sólo hay 10 muertes al año debido a ellos? Y que hay cerca de 24 que pasan en celebraciones por culpa de corchos de champán?

3. Sólo puedes bucear si eres bueno nadando

Recuerda que lo más importante del buceo es tener la cabeza fría e ir con calma para optimizar tu consumo de aire. Además, siempre tendrás puesto el equipo de buceo, que facilita muchísimo la tarea de nadar. Esto quiere decir que no necesitas ser un atleta de la natación para poder bucear. En realidad, los requisitos que tienes para poder aprender a bucear con un curso inicial son poderte mantener flotando en la superficie 10 minutos y nadar 200 metros sin parar, usando el estilo que quieras. Fácil, no?

4. El buceo es caro

No es un deporte al que te puedas aventurar por poco dinero como podría ser el senderismo o el ciclismo, donde sólo hay una inversión inicial. Necesitas formarte, alquilar o comprar el equipo de buceo, mantenerlo, etc. Pero, si lo comparas con otras actividades populares, no resulta para nada caro. Un curso de buceo PADI Open Water Diver tiene aproximadamente el mismo precio que un fin de semana de clases de escalada, unas cuatro clases privadas de yoga o unas 3 horas de clases de golf.

5. Sólo verás cosas interesantes a grandes profundidades

Existen miles de sitios donde puedes ver entornos naturales increíbles sin tener que sumergirte demasiado. Un ejemplo podría ser el buceo en la Playa del Carmen, donde puedes ver arrecifes de coral, con toda su flora y su fauna, a tan sólo 12 metros de profundidad. Además, si le preguntas a cualquier buceador un poco avanzado, te dirá que para ver peces, plantas y formaciones rocosas prefieren lugares de buceo poco profundos ya que ofrecen mejor visibilidad, unos colores más vibrantes, unas temperaturas más cómodas y tiempos de inmersión más largos. 

6. Necesitas un compañero de buceo 

Aunque es verdad que normalmente se bucea acompañado para tener un apoyo y un compañero que te va a ayudar si en algún momento lo necesitas, traer un amigo no es necesario. En cada curso de buceo que vayas, verás a personas que han venido solas y que quedan emparejadas con otros miembros del grupo. 

Además, si pasas suficiente tiempo en un centro de buceo, escucharás miles de historias de amistad y compañerismo que empezaron con una persona haciendo el PADI Open Water en solitario.

7. No puedes hacer buceo si eres claustrofóbico

No hay nada más abierto que el mar. De allí en parte viene el concepto de aguas abiertas. No obstante, es muy entendible que si una persona sufre claustrofobia, le costará sumergirse bajo el agua. Pero, para eso están los instructores de buceo, que saben qué hacer y cómo apoyarte y ayudarte a superar ese miedo al agua poco a poco. Y, si no sabes si apuntarte a un curso y quieres probar la experiencia antes, siempre puedes venir a uno de los cursos de Discover Scuba Diving de PADI.

8. Hay una edad máxima para el buceo

No existe. Así de fácil. Los requisitos para aprender a bucear y practicar el deporte son saber nadar un poco y no tener problemas de salud que puedan convertir una inmersión en una experiencia potencialmente peligrosa para ti. Pero, si tu salud está bien y tienes ganas de hacer alguna que otra inmersión, siempre estas a tiempo. Y si no, siempre puede investigar más sobre buceadores como George Aitken, que obtuvo su título de Open Water Diver a los 74 años.

 


 

Como puedes ver, hay muchas confusiones y muchas leyendas urbanas acerca del buceo. Obviamente existen más, pero explicarlo todo haría de este blog un libro. Lo importante es que cuando pienses en buceo, no tengas prejuicios y tampoco te creas nada de lo que te dicen hasta que lo pruebes por tu cuenta en uno de los centros de buceo certificados.

Te animamos a que pruebes este increíble deporte y nos cuentes cómo te ha ido.

Volver al Blog

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.